inicio > Educación en positivo

¿Cómo educamos y entrenamos a nuestros perros?


Cuando hablamos de educación canina debemos saber, en primer lugar, que existen dos tendencias diferentes y contrapuestas a la hora de impartirla: la denominada tradicional o punitiva y la que se conoce como moderna o positiva.


La primera, tradicional o punitiva, se ciñe a lo que se ha conocido siempre con el término de "adiestramiento", sin ahondar propiamente en la educación. Se centra exclusivamente en hacer cumplir un número determinado de órdenes (al perro se le impone la acción) de forma mecánica (el perro no suele entender qué se le está pidiendo), y utilizando la mayoría de las veces técnicas que provocan aversión en los perros con castigos tales como tirones de correa, pinchazos con collares de púas, descargas eléctricas, golpes, etc. Todas ellas producen al perro graves daños físicos y/o psicológicos.


Aepa-Catalunya no comparte en absoluto el uso de estas técnicas y trabaja sin descanso desde un punto de vista pedagógico para que en un futuro próximo queden lo más obsoletas posible.


Aepa-Catalunya es partidaria de trabajar aplicando una tendencia más moderna dentro de este ámbito, como es la educación canina en positivo.


Entendemos que nuestro trabajo ha de ser responsable, eficaz y perdurable, para ello nuestros perros reciben una educación y un entrenamiento que van más allá del simple adiestramiento. Consideramos que no es éticamente aceptable el hecho de obligar a un perro a cumplir una determinada acción, y por eso no utilizamos órdenes sino señales, ya que estamos convencidos de que al perro hay que indicarle, señalarle, pedirle simplemente como nos gustaría que llevara a cabo cada una de las indicaciones que le damos.


Tampoco compartimos un aprendizaje impositivo donde el perro responda de forma mecanizada, así, a nuestros perros les enseñamos a entender el porqué de aquello que les pedimos en cada momento, de esta forma el nivel de colaboración que obtenemos es muy elevado y la duración de lo aprendido mucho más generosa en el tiempo. Asimismo podemos afirmar con rotundidad que nuestra filosofía de trabajo implica el uso de métodos donde cualquier situación que comporte castigo es rechazada por ser considerada moralmente inadmisible.


Basamos nuestro sistema de trabajo en el refuerzo positivo que, para entendernos, viene a ser como una pequeña recompensa que damos al perro cuando realiza correctamente una acción, mientras que si se equivoca, simplemente la ignoramos. Estas recompensas que usamos (reforzadores) pueden ser de orden trófico (comida), lúdico (juegos, actividades divertidas), interacción social (caricias, paseos), etc. De esta forma conseguimos que los perros que entrenamos sean mucho más estables emocionalmente y evitamos que se vean afectados por niveles elevados de estrés.


logo AEPA - Catalunya
català | español
AAA

Noticias

verlas todas
Administración
petjades de gos petjades de gos petjades de gos petjades de gos